Inicio    |   Quiénes somos   |   Contáctenos    |   Noticias por email   |    English    
  • Imprimir
Texto: A A A

Vacuna contra tos ferina (tos convulsa)

Vacunas para prevenir la tos ferina

 

  • DTaP: vacuna pediátrica contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (tos convulsa) acelular (español) (PDF - 141KB)
  • Tdap: vacuna contra el tétanos, la difteria y la tos ferina (tos convulsa) acelular para preadolescentes, adolescentes y adultos (español) (PDF - 288KB)

La mejor manera de prevenir la tos ferina (tos convulsa) entre los bebés, niños, adolescentes y adultos es vacunarse. Además, mantenga a los bebés y otras personas con mayor riesgo de tener complicaciones por la tos ferina alejada de la gente infectada.

Existen vacunas contra la tos ferina para niños, preadolescentes, adolescentes y adultos. La vacuna para niños se llama DTaP y la vacuna de refuerzo contra la tos ferina para preadolescentes, adolescentes y adultos se llama Tdap. Son vacunas combinadas que protegen contra tres enfermedades: difteria, tétanos y tos ferina.

La vacunación contra la tos ferina de las familias y cuidadores de nuevos bebés es particularmente importante.

DTaP

Para bebés y niños

Los niños deben recibir cinco dosis de la vacuna DTaP, una dosis en cada una de las siguientes edades:

  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses
  • De 15 a 18 meses
  • De 4 a 6 años

La vacuna DTaP puede ser administrada al mismo tiempo que otras vacunas. La DTaP no está autorizada para nadie mayor de seis años. Los niños mayores de seis años, los preadolescentes, los adolescentes y los adultos pueden recibir una vacuna similar, la Tdap.

Tdap

Para los preadolescentes, adolescentes y adultos

  • La Tdap es una vacuna contra el tétanos, la difteria y la tos ferina que se administra a preadolescentes, adolescentes y adultos por única vez, o después de estar en contacto con el virus del tétanos bajo ciertas circunstancias. Se utiliza en lugar de una de las vacunas inyectables Td que se colocan cada 10 años. La Tdap es particularmente importante para quienes están en contacto directo con los bebés.
  • Los preadolescentes y los adolescentes de 11 a 18 años (preferentemente entre los 11 y 12 años) deben recibir una sola dosis de Tdap.
  • Los adultos mayores de 19 años que no recibieron la vacuna Tdap durante la preadolescencia o adolescencia también deben recibir una sola dosis de la vacuna Tdap.
  • Las embarazadas deben recibir una dosis de Tdap durante cada embarazo, preferentemente de la semana 27 a la 36, para maximizar la cantidad de anticuerpos protectores trasmitidos al bebé; no obstante, la vacuna puede administrarse con seguridad en cualquier momento del embarazo.
  • Las nuevas madres que nunca han recibido la vacuna Tdap deberían recibir una dosis lo más pronto posible después del parto.
  • La Tdap se debe aplicar también en niños de 7 a 10 años que no están completamente inmunizados contra la tos ferina.
  • La vacuna Tdap se puede administrar sin importar cuándo fue la última aplicación de la Td (vacuna contra tétanos y difteria).

¿Qué es la tos ferina (tos convulsa)?

La tos ferina, una enfermedad respiratoria conocida como tos convulsa, es una enfermedad muy contagiosa causada por un tipo de bacteria. La tos ferina se encuentra solo en los seres humanos y se transmite entre las personas. Las personas con tos ferina generalmente propagan la enfermedad al toser o estornudar mientras están en contacto cercano con otras personas, quienes inhalan las bacterias de la tos ferina.

Casi siempre, los síntomas de la tos ferina se desarrollan en un período de siete a diez días después de estar expuesto, pero por lo general, no más de seis semanas. La tos ferina puede provocar episodios de tos persistente, vómito y trastornos del sueño. Puede provocar pérdida de peso, incontinencia, fracturas de costillas y pérdida del conocimiento a causa de la tos fuerte. Aunque a menudo una persona queda exhausta después de un ataque de tos, por lo general se siente bien entre un episodio de tos y otro. En general, los ataques de tos se hacen más frecuentes y graves a medida que la enfermedad avanza, y pueden ocurrir más a menudo por la noche. La enfermedad puede ser más leve (menos grave) y no presentar la típica "tos ahogada" en niños, adolescentes y adultos que se han vacunado. Como los síntomas pueden variar y pueden tener un aspecto muy parecido al del resfriado común durante las primeras etapas de la enfermedad, los niños y los adultos pueden desconocer que tienen tos ferina y contagiar a los bebés con los que están en contacto directo.

¿Quién contrae la tos ferina (tos convulsa)?

Todas las personas están en riesgo de contraer tos ferina, pero es más grave para los bebés, sobre todo en los primeros meses de vida antes de recibir las vacunas contra la tos ferina; aproximadamente la mitad de los bebés menores de un año que contraen la enfermedad son hospitalizados. De los bebés que se hospitalizan con tosferina, uno de cuatro se enferma de neumonía (infección pulmonar), uno o dos de cien tendrán convulsiones y uno o dos de cien morirán.

Cinco de cada 100 preadolescentes, adolescentes y adultos con tos ferina son hospitalizados. De esos pacientes, dos de cada 100 reciben el diagnóstico de neumonía. Las complicaciones más comunes en un estudio de adultos con tos ferina fueron:

  • Pérdida de peso (33 %)
  • Pérdida del control de la vejiga (28 %)
  • Desmayos (6 %)
  • Fractura de costilla por crisis graves de tos (4 %)

Es muy importante que las mujeres reciban la vacuna Tdap en el tercer trimestre de embarazo para que puedan crear anticuerpos y pasar esta protección a sus bebés antes de nacer. Estos anticuerpos ayudan a proteger a los recién nacidos inmediatamente después del nacimiento y hasta que los bebés tengan edad suficiente para recibir su propia vacuna DTaP a los dos meses.

Vacunarse con DTaP o Tdap (dependiendo de la edad) es de especial importancia para cualquier persona que tiene contacto con bebés. Recuerde que incluso los adultos y niños vacunados pueden contraer la tos ferina. Si usted está a cargo del cuidado de algún bebé, consulte con su proveedor de atención médica sobre cuál es la mejor opción para su situación.

Los primeros síntomas pueden durar de una a dos semanas y generalmente incluyen:

  • Secreción nasal
  • Fiebre baja (generalmente mínima durante el desarrollo de la enfermedad)
  • Tos leve, ocasional
  • Apnea (una pausa en la respiración, en los bebés)

Conforme avanza la enfermedad, los síntomas tradicionales de la tos ferina pueden aparecer e incluir:

  • Crisis (paroxismos) de muchos episodios rápidos de tos seguida de un "chillido" agudo
  • Vómitos
  • Agotamiento (cansancio extremo) después de los episodios de tos

La crisis de tos puede durar hasta diez semanas o más.

¿Está listo para vacunarse?

 
 
Vista microscópica de la tos ferina (tos convulsa).

 

Lea más sobre las vacunas contra la tos ferina (tos convulsa):

Ir a vacunarse:

Escuchar: