Inicio    |   Quiénes somos   |   Contáctenos    |   Noticias por email   |    English    
  • Imprimir
Texto: A A A

Rubéola

Vacunas para prevenir la rubéola

  • MMR: vacuna combinada contra el sarampión, las paperas y la rubéola (español) (PDF - 197KB)
  • MMRV: vacuna combinada contra el sarampión, las paperas, la rubéola y la varicela (español) (PDF - 143KB)

La rubéola es una enfermedad contagiosa causada por un virus. En los niños, la enfermedad suele ser leve y se manifiesta con fiebre y una erupción cutánea. Pero si se infecta una mujer embarazada, el virus puede causar malformaciones congénitas en los recién nacidos. La rubéola puede prevenirse con la vacunación.

Para bebés y niños

Los niños deben recibir dos dosis de la vacuna MMR:

  • 1ra dosis: de los 12 a los 15 meses
  • 2da dosis: de los 4 a los 6 años

La vacuna MMRV está autorizada para usar en niños desde los 12 meses hasta los 12 años y se puede usar en lugar de la vacuna MMR si además fuera necesaria la vacunación contra la varicela. Un proveedor de atención médica puede ayudarle a decidir cuál vacuna utilizar.

La vacuna MMR es muy segura y eficaz. La vacuna MMR es la mejor forma de proteger a los niños contra la rubéola y evitar la propagación de la enfermedad en embarazadas y bebés en gestación.

Para los adultos

Todas las personas nacidas durante o después de 1957 que no hayan tenido rubéola o no se hayan vacunado contra la enfermedad deben recibir al menos una dosis de la vacuna MMR. Si no está seguro de estar protegido contra la rubéola, primero intente buscar sus registros de vacunación o documentación de inmunidad contra la rubéola. Si no cuenta con una documentación por escrito que evidencie su inmunidad contra la rubéola, debe recibir la vacuna MMR. Otra opción podría ser realizarse un análisis de sangre para determinar su inmunidad; no obstante, es una opción más costosa y requerirá de dos visitas médicas. En caso de que ya esté inmunizado contra la rubéola, no le causará ningún daño recibir otra dosis de la vacuna MMR.

Las mujeres que planean quedar embarazadas deben realizarse un análisis de sangre antes de embarazarse para saber si son inmunes a la rubéola. La mayoría de las mujeres en etapa reproductiva recibieron la vacuna MMR durante su infancia; pero deberían confirmarlo con su médico. Si necesitan vacunarse contra la rubéola, deben evitar quedar embarazadas hasta un mes (28 días) después de recibir la vacuna MMR y, en el mejor de los casos, no embarazarse hasta confirmar su inmunidad con una prueba de sangre.

Las embarazadas que no estén protegidas contra la rubéola deben esperar hasta después del parto para recibir la vacuna MMR.

¿Qué es la rubéola?

La rubéola es una enfermedad infecciosa provocada por un virus. La rubéola es también conocida como sarampión de tres días pero no se trata de la misma enfermedad. En los niños pequeños, la rubéola por lo general se desarrolla como una enfermedad leve y presenta síntomas como fiebre leve, dolor de garganta y una erupción cutánea que comienza en el rostro y se extiende al resto del cuerpo. Los adultos y niños mayores son más propensos a sufrir dolores de cabeza, conjuntivitis y un malestar general antes de la aparición de las erupciones.

Por lo general, la rubéola se contagia a otras personas al toser o estornudar. En los niños pequeños la rubéola suele ser leve y presenta síntomas como fiebre leve, dolor de garganta y una erupción cutánea que comienza en el rostro y se extiende al resto del cuerpo. Los adultos y niños mayores son más propensos a sufrir dolores de cabeza, conjuntivitis y un malestar general antes de la aparición de las erupciones. En muchos casos suele manifestar dolores en las articulaciones, especialmente en mujeres jóvenes. La complicación más grave de la infección por rubéola es el daño que puede ocasionarle al bebé en gestación en embarazadas.

¿Quiénes pueden contraer rubéola?

Cualquier persona que no tenga la inmunidad generada por una infección previa por rubéola o por la vacunación puede contraer rubéola. Si bien se declaró la erradicación de la rubéola de los Estados Unidos en 2004, la enfermedad aún persiste en otros países. Por consiguiente, las personas que no se han vacunado pueden contraer rubéola en el exterior y propagar la enfermedad al ingresar a los Estados Unidos.

Si una mujer embarazada que no se ha vacunado se infecta con el virus de la rubéola puede sufrir un aborto espontáneo o su bebé puede morir antes o después del parto. Incluso puede transmitirle el virus a su bebé en gestación quien puede desarrollar malformaciones congénitas como problemas cardíacos, pérdida de audición y visión, trastornos cognitivos y daños en el hígado y el bazo.

Las malformaciones congénitas son más comunes cuando una mujer se infecta en la primera etapa del embarazo, especialmente durante las primeras 12 semanas. De hecho, 1 de cada 5 mujeres que se infectan con el virus de la rubéola en la primera etapa del embarazo tiene posibilidades de tener complicaciones en su embarazo.

¿Está listo para vacunarse?

 
 

Vista microscópica de la rubéola.

 

Lea más sobre la rubéola y las vacunas contra la enfermedad:

Ir a vacunarse:

Viajar:

  • En otros países sigue habiendo casos de rubéola. Averigüe si debe vacunarse antes de viajar al extranjero.