Inicio    |   Quiénes somos   |   Contáctenos    |   Noticias por email   |    English    
  • Imprimir
Texto: A A A

Enfermedad neumocócica

Vacunas para prevenir la enfermedad neumocócica

  • PCV13: Pneumococcal conjugate vaccine for all infants and children, and adults 19 years and older at increased risk for disease (SpanishSalir de descargo de responsabilidad del sitio) (PDF - 290KB)
  • PPSV23: Pneumococcal polysaccharide vaccine for all adults 65 years or older and those 2 years of age or older at increased risk for disease (SpanishSalir de descargo de responsabilidad del sitio) (PDF - 297KB)

En la actualidad, existen dos tipos de vacunas: la vacuna combinada contra el neumococo (PCV13) y la vacuna polisacárida contra el neumococo (PPSV23).

Existen más de 90 tipos de bacterias neumocócicas. La PCV13 protege contra 13 tipos y la PPSV23 protege contra 23 tipos. Ambas vacunas protegen contra enfermedades como la meningitis (infección de las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal) y la bacteriemia (infección de la sangre). La vacuna PCV13 también protege contra la neumonía (infección pulmonar).

PCV13

Para bebés y niños pequeños

Se recomienda la PCV13 en una serie de cuatro dosis administradas en las siguientes edades:

  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses
  • De 12 a 15 meses

Los niños que no son vacunados en estas edades deben recibir igualmente la vacuna. La cantidad de dosis y el intervalo entre ellas dependerán de la edad del niño. Pregunte a su proveedor de atención médica para obtener más información.

Lea la página de CDC sobre quiénes deben vacunarse o pregunte a su proveedor de atención médica si su hijo también debe recibir la PPSV23.

Para los adultos

Se recomienda una dosis de la vacuna PCV13 para todos los adultos mayores de 65 años que no se hayan vacunado previamente. Se debe administrar una dosis de PPSV23 por lo menos un año después.

En el caso de los adultos mayores de 65 años que hayan recibido una o más dosis de PPSV23, se debe administrar la dosis de PCV13 por lo menos un año después de recibir la última dosis de PCV23.

Para niños de 6 a 18 años y adultos de 19 a 64 años

Se recomienda administrar una dosis de PCV13 en los niños de 6 a 18 años y en los adultos de 19 a 64 años que tengan un mayor riesgo de contraer la enfermedad neumocócica debido a las siguientes afecciones médicas:

  • Fístulas de líquido cefalorraquídeo (LCR) (fuga de líquido alrededor del cerebro y la columna vertebral)
  • Implante coclear (dispositivo médico electrónico que reemplaza la función de un oído interno dañado)
  • Anemia drepanocítica y otras patologías de la hemoglobina (trastornos sanguíneos)
  • Asplenia funcional o anatómica (bazo dañado o extraído)
  • Inmunodeficiencias congénitas o adquiridas (sistema inmunitario debilitado)
  • VIH
  • Falla renal crónica (falla renal)
  • Síndrome nefrótico (enfermedad renal)
  • Leucemia (cáncer de la sangre)
  • Enfermedad de Hodgkin (cáncer del sistema linfático)
  • Cáncer generalizado (cáncer)
  • Terapia de inmunosupresión a largo plazo (medicamentos que disminuyen el sistema inmunitario del cuerpo)
  • Trasplante de órgano sólido
  • Mieloma múltiple (cáncer de células plasmáticas)

Los adultos con una de las afecciones enumeradas anteriormente que no recibieron ninguna vacuna neumocócica deben recibir una dosis de PCV13 primero y, más adelante, las dosis de PPSV23 recomendadas. Pregunte a su proveedor de atención médica para obtener más información.

Los adultos que han recibido previamente una o más dosis de PPSV23, y tienen una de las afecciones mencionadas anteriormente, deben recibir una dosis de PCV13 y deben recibir las dosis recomendadas restantes de PPSV23. Pregunte a su proveedor de atención médica para obtener más información.

PPSV23

Para niños, preadolescentes, adolescentes y adultos

Se recomienda una dosis de PPSV23 para:

  • Todos los adultos mayores de 65 años
  • Toda persona de 2 a 64 años que presente un problema de salud a largo plazo como estos:
    • Enfermedad cardíaca
    • Enfermedad pulmonar
    • Anemia drepanocítica
    • Diabetes
    • Alcoholismo
    • Cirrosis
    • Fístulas de líquido cefalorraquídeo
    • Implantes cocleares
  • Toda persona de 2 a 64 años que presente una enfermedad o afección que disminuya la resistencia del cuerpo a una infección, como estas:
    • Enfermedad de Hodgkin
    • Linfoma o leucemia
    • Insuficiencia renal
    • Mieloma múltiple
    • Síndrome nefrótico
    • Infección por el VIH o SIDA
    • Bazo dañado o extraído
    • Trasplante de órgano
  • Toda persona de 2 a 64 años que toma medicamentos o sigue un tratamiento que disminuye la resistencia de su cuerpo a las infecciones, como:
    • Esteroides de largo plazo
    • Determinados medicamentos oncológicos
    • Terapia de radiación
  • Todos los adultos de 19 a 64 años que fuman o padecen asma

Se puede recomendar que las personas de 2 a 64 años con ciertas afecciones crónicas reciban una segunda dosis, cinco años después de la primera dosis. Esas personas también podrían recibir una dosis de PPSV23 a los 65 años o más adelante si han transcurrido cinco años como mínimo desde su dosis anterior de PPSV23 (tres dosis de PPSV23 de por vida). Además, cualquier persona que necesita dos dosis de PPSV23 antes de los 65 años debe recibir una dosis de la vacuna PCV13 primero. Pregunte a su proveedor de atención médica para obtener más información.

La mayoría de los adultos sanos que reciben la vacuna desarrollan protección contra la mayoría o todos estos tipos en un período de dos a tres semanas después de recibir la vacuna. Es posible que las personas muy ancianas y las personas con alguna enfermedad prolongada no respondan en lo absoluto o tengan una respuesta limitada a la vacuna.  

Última revisión: julio de 2016

¿Qué es la enfermedad neumocócica?

La enfermedad neumocócica es una infección causada por un tipo de bacteria llamada Streptococcus pneumoniae (neumococo). Existen diferentes tipos de enfermedades neumocócicas, tales como infecciones pulmonares (neumonía), infecciones de la sangre (bacteriemia), infecciones de las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal (meningitis) y las infecciones del oído medio (otitis media). La enfermedad neumocócica es una de las causas principales de enfermedades prevenibles con vacunas y muerte en Estados Unidos.

Las bacterias del neumococo se pueden encontrar en la nariz y la garganta de muchas personas sin causar enfermedad y se propagan por la tos, estornudos o por contacto con secreciones respiratorias. Se desconoce por qué invade repentinamente el cuerpo y causa la enfermedad en algunas personas.

Los síntomas de la neumonía neumocócica incluyen:

  • Fiebre
  • Tos
  • Dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho

Los síntomas de la meningitis neumocócica incluyen:

  • Rigidez en el cuello
  • Fiebre
  • Confusión mental y desorientación
  • Sensibilidad visual a la luz (fotofobia)

Los síntomas de la bacteriemia neumocócica (una infección del torrente sanguíneo) incluye:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Dolor en las articulaciones
  • Bajo nivel de alerta

Los síntomas de la otitis media neumocócica (infección del oído medio) incluyen:

  • Dolor de oído
  • Tímpano rojo o hinchado
  • Irritabilidad, fiebre y a veces insomnio

Las infecciones neumocócicas pueden ser difíciles de tratar porque algunas cepas de las bacterias se han vuelto resistentes a los medicamentos que se utilizan para tratarlas (antibióticos). La enfermedad neumocócica puede ser mortal. En algunos casos, puede ocasionar problemas a largo plazo, como daño cerebral, sordera y pérdida de una extremidad.

¿Quién contrae la enfermedad neumocócica?

Cualquier persona puede contraer la enfermedad neumocócica, pero hay algunas que corren mayor riesgo:

  • Personas mayores de 65 años
  • Niños muy pequeños
  • Personas con ciertos problemas de salud
  • Personas con un sistema inmunitario debilitado
  • Fumadores
  • Adultos con asma

¿Está listo para vacunarse?

Leer más sobre las vacunas neumocócicas:

Ir a vacunarse: