Inicio    |   Quiénes somos   |   Contáctenos    |   Noticias por email   |    English    
  • Imprimir
Texto: A A A

Hepatitis B

Vacunas para prevenir la hepatitis B

La mejor manera de prevenir la hepatitis B es mediante la vacuna contra la hepatitis B. La vacuna contra la hepatitis B es segura y efectiva, y generalmente se administra en 3 ó 4 dosis en un período de seis meses.

La vacunación contra la hepatitis B se recomienda para:

 

La vacuna contra la hepatitis B es muy segura. La mayoría de las personas no experimentan problema alguno pero una vacuna, como cualquier medicamento, puede causar una reacción grave. Conozca más sobre los posibles efectos colaterales de la vacuna contra la hepatitis B.

 
  • Todos los bebés deben recibir su primera dosis de la vacuna contra la hepatitis B al nacer.
  • Todos los niños y adolescentes menores de 19 años que no hayan sido vacunados.
  • Personas cuyas parejas sexuales tienen hepatitis B.
  • Personas sexualmente activas que no tengan una relación monógama mutua a largo plazo.
  • Personas que desean evaluarse o someterse a tratamiento para una enfermedad de transmisión sexual.
  • Hombres que tienen contacto sexual con otros hombres.
  • Personas que comparten agujas, jeringas u otro equipo para inyectarse drogas.
  • Personas que tienen contacto cercano con personas infectadas con el virus de la hepatitis B en el hogar.
  • Trabajadores de atención médica y de la salud pública con riesgo de exposición a la sangre o fluidos corporales contaminados con sangre en el trabajo
  • Personas con enfermedad renal en etapa terminal, incluyendo pacientes con prediálisis, hemodiálisis, diálisis peritoneal y diálisis en el hogar.
  • Residentes y personal de instalaciones que atienden personas con discapacidades del desarrollo.
  • Viajeros a las regiones con tasas altas o moderadas de hepatitis B.
  • Personas con enfermedades hepáticas crónicas.
  • Personas con infección por el VIH.
  • Personas con diabetes de entre 19 y 59 años de edad, y se considera para personas con diabetes mayores de 60 años.
  • Cualquier persona que desea protegerse contra una infección del virus de la hepatitis B.

Para niños y adolescentes

Todos los niños deben recibir su primera dosis de la vacuna contra la hepatitis B al nacer y completar la serie de vacunas entre los 6 y 18 meses de edad. La vacuna contra la hepatitis B se recomienda para todos los bebés con el fin de que estén protegidos contra una enfermedad grave pero prevenible. Los bebés y niños pequeños corren un mayor riesgo de desarrollar una infección crónica si se infectan, pero la vacuna puede prevenir esto.

Todos los niños y adolescentes menores de 19 años que aún no recibieron la vacuna también deben hacerlo. Se recomienda la vacunación "por omisión" para los niños y adolescentes que nunca fueron vacunados o no recibieron la serie de la vacuna completa. Conozca más acerca de la vacunación por omisión en la sección Quién y cuándo

Para los adultos

Cualquier adulto que está en riesgo de infección por el virus de la hepatitis B o que desea vacunarse debe hablar con un profesional de salud acerca de la serie de vacunas.

¿Qué es la hepatitis B?

La hepatitis B es un enfermedad contagiosa del hígado que puede variar en gravedad desde una enfermedad leve que dura un par de semanas hasta una enfermedad grave de por vida. Resulta de la infección por el virus de la hepatitis B. La hepatitis B puede ser "aguda"o"crónica.”

La infección "aguda" por el virus de la hepatitis B es una enfermedad de corto plazo que se manifiesta en los primeros seis meses después de que una persona ha estado expuesta al virus de la hepatitis B. La infección aguda puede, pero no siempre, derivar en una infección crónica.

La infección "crónica" por el virus de la hepatitis B es una enfermedad de largo plazo que se manifiesta cuando el virus permanece en el cuerpo de una persona.

"Hepatitis" significa inflamación del hígado. Las toxinas, ciertos medicamentos, algunas enfermedades, el consumo elevado de alcohol y las infecciones bacterianas y virales pueden causar hepatitis. Hepatitis es también el nombre de una familia de infecciones virales que afectan al hígado. Las más comunes son hepatitis A, hepatitis B y hepatitis C.

La hepatitis A, B y C son enfermedades causadas por tres virus distintos. Aunque cada una puede causar síntomas parecidos, tienen modos de trasmisión diferentes y pueden afectar el hígado de distintas maneras. La hepatitis B y C también pueden comenzar como infecciones agudas, pero en algunas personas el virus permanece en el cuerpo provocando una enfermedad crónica y problemas hepáticos a largo plazo.

 

La hepatitis B no se disemina al compartir utensilios, amamantar, abrazar, besar, tomarse de la mano, toser o estornudar. La hepatitis B no se contagia habitualmente a través de los alimentos ni del agua.

Sin embargo, han habido casos donde la hepatitis B se ha propagado a bebés que han recibido alimento previamente masticado de una persona infectada.

La hepatitis B se contagia cuando la sangre, el semen u otro líquido corporal infectado con el virus de la hepatitis B ingresa al cuerpo de una persona no infectada. Las personas pueden infectarse con el virus al realizar actividades tales como:

  • Parto (propagación de una madre infectada a un bebé durante el parto).
  • Sexo con una pareja infectada.
  • Compartir agujas, jeringas u otro equipo para inyectarse drogas.
  • Compartir artículos como rasuradoras o cepillos de dientes con una persona infectada.
  • Contacto directo con la sangre o llagas abiertas de una persona infectada.
  • Contacto con la sangre a través pinchazos con agujas u otros instrumentos cortantes.

Muchas personas con infección crónica por el virus de la hepatitis B no saben que están infectados porque no se sienten ni parecen enfermos. Sin embargo, pueden diseminar el virus a otras personas y están en riesgo de graves problemas de salud.

Aunque la mayoría de los adultos desarrollan síntomas de infección aguda por el virus de la hepatitis B, muchos niños pequeños no lo hacen. Los adultos y niños mayores de 5 años tienen mayor probabilidad de desarrollar síntomas. El setenta por ciento de los adultos desarrollan síntomas de la infección.

Los síntomas de la hepatitis B aguda, en caso de desarrollarse, pueden incluir:

  • Fiebre
  • Fatiga
  • Pérdida del apetito
  • Náuseas.
  • Vómitos
  • Dolor abdominal
  • Orina oscura
  • Heces de color arcilla
  • Dolor en las articulaciones
  • Ictericia (color amarillo en la piel o en los ojos)

En promedio, los síntomas se manifiestan a los 90 días (o 3 meses) luego de la exposición, pero pueden hacerlo en cualquier momento entre las 6 semanas y los 6 meses luego de la exposición.

¿Quién contrae hepatitis B?

Aunque cualquier persona puede contraer hepatitis B, ciertos grupos en Estados Unidos corren un mayor riesgo, por ejemplo quienes:

  • Tienen relaciones sexuales con una persona infectada.
  • Tienen varias parejas sexuales.
  • Tienen una enfermedad de transmisión sexual.
  • Son hombres que tienen contacto sexual con otros hombres.
  • Se inyectan drogas o comparten agujas, jeringas u otro equipo de drogas.
  • Viven con una persona que tiene hepatitis B crónica.
  • Son bebés nacidos de madres infectadas.
  • Están expuestos a sangre en el trabajo.
  • Son pacientes de hemodiálisis.
  • Viajan a países con tasas altas o moderadas de hepatitis B.

Cuanto más joven es la persona al infectarse con el virus de la hepatitis B, mayor es la posibilidad de desarrollar hepatitis B crónica. Aproximadamente el 90 por ciento de los bebés infectados desarrollarán una infección crónica. El riesgo disminuye a medida que el niño crece. Alrededor del 25 al 50 por ciento de los niños infectados de entre uno y cinco años de edad desarrollarán hepatitis crónica. El riesgo disminuye de un 6 a un 10 por ciento cuando una persona se infecta luego de los cinco años de edad. A nivel mundial, la mayoría de las personas con hepatitis B crónica fueron infectados al nacer o durante la primera infancia.

¿Está listo para vacunarse?

 
 

Vista microscópica de la hepatitis B.

 

Lea más sobre la vacuna contra la hepatitis B:

Ir a vacunarse:

Viajar:

  • La hepatitis B es más común en algunos países que en otros. Averigüe si debe vacunarse antes de viajar al extranjero.