Inicio    |   Quiénes somos   |   Contáctenos    |   Noticias por email   |    English    
  • Imprimir
Texto: A A A

Hepatitis B

La hepatitis B es una enfermedad común en los Estados Unidos. La buena noticia es que la vacuna contra la hepatitis B ofrece más del 90% de protección a las personas que se vacunan.

Existen 2 vacunas que protegen contra la hepatitis B:

  • La vacuna contra la hepatitis B protege a bebés, niños y adultos de la hepatitis B.
  • La vacuna combinada contra la hepatitis A y B protege a adultos de la hepatitis A y la hepatitis B

Gracias a la vacuna, los casos de hepatitis B aguda (a corto plazo) han disminuido en gran cantidad en los Estados Unidos. Sin embargo, la hepatitis B crónica (a largo plazo) sigue siendo común: hasta 2.2 millones de personas en los Estados Unidos la padecen. La hepatitis B crónica puede generar problemas hepáticos graves e incluso puede provocar la muerte.

Vacunarse es la mejor manera de prevenir la hepatitis B.

La hepatitis B es una enfermedad hepática causada por un virus. Existen 2 tipos de hepatitis B:

  • Hepatitis B aguda (a corto plazo)
  • Hepatitis B crónica (a largo plazo)

Muchos niños que contraen hepatitis B aguda no presentan síntomas, pero la mayoría de los adultos sí. Entre los síntomas se incluyen:

  • Fiebre
  • Cansancio
  • Malestar estomacal y vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Orina oscura o heces de color arcilla
  • Dolor en los músculos, articulaciones y estómago
  • Ictericia (ojos o piel amarillos)

Los síntomas de la hepatitis B aguda suelen manifestarse pocas semanas, pero pueden durar hasta 6 meses.

Si la infección por hepatitis B no desaparece después de 6 meses, se considera infección por hepatitis B crónica. La mayoría de las personas que padecen hepatitis B crónica no presentan síntomas al principio. Sin embargo, la hepatitis B crónica es una enfermedad de por vida que puede generar problemas hepáticos graves, e incluso mortales, tales como:

  • Cirrosis (cicatrices en el hígado)
  • Cáncer de hígado
  • Insuficiencia hepática

La hepatitis B se contagia a través de la sangre, el semen u otros fluidos corporales. La hepatitis B se puede contagiar de madre a hijo durante el parto, o cuando alguien:

  • Tiene relaciones sexuales con una persona que tiene hepatitis B
  • Comparte agujas con una persona que tiene hepatitis B
  • Comparte una hoja de rasurar o un cepillo de dientes con una persona que tiene hepatitis B
  • Toca la sangre o llagas abiertas de una persona que tiene hepatitis B

Conozca más sobre la hepatitis B.

Todos los niños deben vacunarse contra la hepatitis B, y algunos adultos también deberían hacerlo.

Bebés y niños

Todos los niños deben vacunarse contra la hepatitis B como parte de su calendario de vacunación de rutina.

Los niños necesitan 3 dosis de la vacuna en las siguientes edades:

  • Nacimiento para la primera dosis
  • 1 a 2 meses para la segunda dosis
  • 6 a 18 meses para la tercera dosis

Los niños y adolescentes menores de 19 años que no recibieron la vacuna contra la hepatitis B todavía pueden vacunarse. Hable con el pediatra de su hijo sobre cómo ponerse al día.

Consulte el calendario de vacunación de rutina para:

Adultos con mayor riesgo de hepatitis B

Los adultos que tienen mayor riesgo de padecer hepatitis B también pueden vacunarse. La vacuna se administra en 3 dosis. La segunda dosis se administra 1 mes después de la primera dosis, seguida por una tercera dosis a los 6 meses de la segunda.

Es posible que tenga riesgo de padecer hepatitis B si usted:

  • Tiene diabetes
  • Mantiene relaciones sexuales o vive con enfermos de hepatitis B
  • Tiene relaciones sexuales con más de 1 persona
  • Tiene una ETS (enfermedad de transmisión sexual)
  • Es un hombre que mantiene relaciones sexuales con otros hombres
  • Usa drogas inyectables
  • Está en contacto con sangre en el trabajo (por ejemplo, en la atención médica)
  • Recibe tratamiento de hemodiálisis por problemas renales
  • Viaja a países donde la hepatitis B es común

Si es mayor de 18 años y tiene riesgo de padecer hepatitis A y B, puede administrarse una vacuna combinada que protege contra ambas enfermedades. Puede estar en riesgo de contraer ambas enfermedades si:

  • Viaja a ciertos países donde la hepatitis B es común
  • Es un hombre que mantiene relaciones sexuales con otros hombres
  • Usa drogas

Hable con su médico sobre cómo proteger a su familia contra la hepatitis B.

Algunas personas no deberían vacunarse contra la hepatitis B o, al menos, deberían esperar para hacerlo. Recuerde contarle a su médico antes de vacunarse si usted:

  • Ha sufrido una reacción alérgica a la vacuna contra la hepatitis A o a algún ingrediente de la vacuna que pone en riesgo la vida
  • Está enfermo

Los efectos secundarios suelen ser leves y desaparecen en unos días. Pueden incluir:

  • Dolor o enrojecimiento en el lugar donde se aplicó la vacuna
  • Fiebre

No son frecuentes los efectos secundarios graves por la vacuna de la hepatitis B.

Al igual que cualquier medicamento, hay una pequeña probabilidad de que la vacuna contra la hepatitis B pueda causar una reacción grave. Tenga en cuenta que vacunarse contra la hepatitis B es mucho más seguro que contraer la enfermedad. Conozca más sobre los efectos secundarios de las vacunas.

Las Declaraciones de información sobre la vacuna (VIS, por sus siglas en inglés) cuentan con información detallada sobre las vacunas recomendadas.

Última modificación: enero de 2018