Inicio    |   Quiénes somos   |   Contáctenos    |   Noticias por email   |    English    
  • Imprimir
Texto: A A A

Hepatitis A

La hepatitis A es una enfermedad grave que solía ser común en los Estados Unidos. En la década de 1980, Estados Unidos solía tener hasta 30,000 casos al año. Gracias a la vacuna, la cantidad de casos de hepatitis A en los Estados Unidos ha disminuido a un 95%.

Existen 2 vacunas que protegen contra la hepatitis A:

  • La vacuna contra la hepatitis A protege a bebés, niños y adultos de la hepatitis A
  • La vacuna combinada contra la hepatitis A y B protege a adultos de la hepatitis A y la hepatitis B

Gracias a la vacuna, los índices de hepatitis A en los Estados Unidos son los más bajos registrados en 40 años. Sin embargo, la hepatitis A sigue siendo común en otros países, por lo que es posible que las personas se enfermen cuando viajan.

La mayoría de las personas que se contagian hepatitis A solo contraen una forma leve de la enfermedad. Sin embargo, en otros casos, la hepatitis A puede generar problemas hepáticos graves, e incluso provocar la muerte.

Vacunarse es la mejor manera de prevenir la hepatitis A.

La hepatitis A es una enfermedad hepática causada por un virus. Algunas personas con hepatitis A no presentan síntomas. Otras personas sí desarrollan síntomas, tales como:

  • Fiebre
  • Cansancio
  • Malestar estomacal y vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Orina oscura o heces de color arcilla
  • Dolor en las articulaciones y de estómago
  • Ictericia (ojos o piel amarillos)

Los síntomas suelen durar menos de 2 meses, pero pueden durar hasta 6 meses.

La hepatitis A se suele propagar cuando alguien come o bebe algo que ha estado en contacto con las heces de alguien infectado con el virus de la hepatitis A. Por ejemplo, la hepatitis A se puede contagiar cuando alguien enfermo no se lava las manos adecuadamente luego de usar el baño y luego toca algún alimento.

La hepatitis A también se puede contagiar de una persona a otra a través del contacto sexual. Conozca más sobre la hepatitis A.

Consulte el calendario de vacunación de rutina para:

Todos los niños deben vacunarse contra la hepatitis A, y algunos adultos también deberían hacerlo.

Bebés y niños

Todos los niños deben vacunarse contra la hepatitis A como parte de su calendario de vacunación de rutina.

Los niños necesitan 2 dosis de la vacuna en las siguientes edades:

  • 12 a 23 meses para la primera dosis
  • 2 a 4 años para la segunda dosis (o más pronto, siempre y cuando hayan pasado 6 a 18 meses de la primera dosis)

Adultos con mayor riesgo de hepatitis A

Los adultos que tienen mayor riesgo de padecer hepatitis A también pueden vacunarse. La vacuna se administra en 2 dosis; los adultos reciben cada dosis con 6 a 18 meses de diferencia.

Es posible que tenga riesgo de padecer hepatitis A si usted:

  • Viaja a un lugar donde la enfermedad es común
  • Es un hombre que mantiene relaciones sexuales con otros hombres
  • Usa drogas (con o sin agujas)
  • Recibe tratamiento para ciertos trastornos hemorrágicos, como la hemofilia
  • Adopta a un niño de un país donde la hepatitis A es común
  • Trabaja con animales que tienen hepatitis A, o en un laboratorio de investigación de la hepatitis A

Si es mayor de 18 años y tiene riesgo de padecer hepatitis A y B, puede administrarse un vacuna combinada que protege contra ambas enfermedades. Puede estar en riesgo de contraer ambas enfermedades si:

  • Viaja a ciertos países donde la hepatitis A es común
  • Es un hombre que mantiene relaciones sexuales con otros hombres
  • Usa drogas

Hable con su médico sobre cómo proteger a su familia contra la hepatitis A.

Algunas personas no deberían vacunarse contra la hepatitis A o, al menos, deberían esperar para hacerlo. Recuerde contarle a su médico antes de vacunarse si usted:

  • Ha sufrido una reacción alérgica a la vacuna contra la hepatitis A o a algún ingrediente de la vacuna que pone en riesgo la vida
  • Está enfermo

Los efectos secundarios suelen ser leves y desaparecen en unos días. Pueden incluir:

  • Dolor o enrojecimiento en el lugar donde se aplicó la vacuna
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Cansancio

No son frecuentes los efectos secundarios graves por la vacuna de la hepatitis A. Al igual que cualquier medicamento, hay una pequeña probabilidad de que la vacuna contra la hepatitis A pueda causar una reacción grave. Tenga en cuenta que vacunarse contra la hepatitis A es mucho más seguro que contraer la enfermedad. Conozca más sobre los efectos secundarios de las vacunas.

Las Declaraciones de información sobre la vacuna (VIS, por sus siglas en inglés) cuentan con información detallada sobre las vacunas recomendadas.

Última modificación: enero de 2018