Inicio    |   Quiénes somos   |   Contáctenos    |   Noticias por email   |    English    
  • Imprimir
Texto: A A A

Difteria

La difteria solía ser una causa común de enfermedad y muerte en niños de los Estados Unidos. En la década de 1920, Estados Unidos solía tener hasta 200,000 casos al año. Gracias a las vacunas contra la difteria, ese número ha disminuido a un 99.9%.

Existen 4 vacunas que incluyen protección contra la difteria:

  • La vacuna DTaP protege a niños pequeños contra la difteria, el tétanos y la tos ferina.
  • La vacuna DT protege a niños pequeños contra la difteria y el tétanos
  • La vacuna Tdap protege a preadolescentes, adolescentes y adultos contra el tétanos, la difteria y la tos ferina
  • La vacuna Td protege a preadolescentes, adolescentes y adultos contra el tétanos y la difteria

La difteria ahora no es frecuente en los Estados Unidos, pero las personas siguen contagiándose la enfermedad. Y ha habido grandes brotes en países donde los índices de vacunación han disminuido.

La difteria puede provocar complicaciones graves, como parálisis (no ser capaz de moverse), neumonía (infección pulmonar) y falla pulmonar. También puede ser mortal, en especial para ciertos grupos etarios: hasta 1 de cada 5 niños pequeños y adultos mayores que se contagian la enfermedad mueren a causa de ella.

Vacunarse es la mejor manera de prevenir la difteria. Y cuando la cantidad suficiente de personas se vacunan contra la difteria, es menos probable que la comunidad se contagie. Es por ello que, cuando usted y su familia se vacunan, ayudan a mantenerse saludables a sí mismos y a su comunidad.

Conozca más sobre cómo las vacunas ayudan a proteger a toda la comunidad.

La difteria es provocada por un tipo de bacteria. Crea un revestimiento grueso de tejido muerto en la garganta o en la nariz, lo que hace difícil respirar y tragar. Otros síntomas incluyen:

  • Debilidad
  • Dolor de garganta
  • Glándulas inflamadas en el cuello
  • Fiebre

Los casos graves de difteria pueden dañar el corazón, los riñones y los nervios.

La difteria se contagia de una persona a otra cuando:

  • Alguien con difteria tose o estornuda
  • Una persona toca las llagas abiertas de alguien con difteria, o un objeto que pertenece a una persona con difteria, como un juguete

Conozca más sobre la difteria.

Todas las personas deben vacunarse contra la difteria en su vida. Esto significa que todos deben vacunarse cuando son bebés, niños y adultos.

Bebés y niños hasta los 6 años

Los niños pequeños deben recibir la vacuna DTaP como parte de su calendario de vacunas de rutina. Los niños pequeños necesitan una dosis de la vacuna a los:

  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses
  • De 15 a 18 meses
  • De 4 a 6 años

Si su hijo tiene una reacción grave a la porción contra la tos ferina de la vacuna DTaP, quizá deba darse la vacuna DT en su lugar. El pediatra puede recomendar la vacuna adecuada para su hijo.

Consulte el calendario de vacunación de rutina para:

Preadolescentes y adolescentes de 7 hasta 18 años

Los niños más grandes necesitan 1 refuerzo de la vacuna Tdap a los 11 o 12 años como parte de su calendario de vacunas de rutina.

Si su hijo no recibe la vacuna de refuerzo, hable con el pediatra sobre cómo ponerse al día.

Adultos desde 19 años

Los adultos necesitan 1 refuerzo de la vacuna Td cada 10 años como parte de su calendario de vacunas de rutina.

Si no recibió el refuerzo de Tdap en la adolescencia, deberá recibir un refuerzo de Tdap para garantizar que tenga protección contra la tos ferina.

Embarazadas

Las mujeres embarazadas necesitan 1 refuerzo de la vacuna Tdap durante el tercer trimestre de cada embarazo.

Hable con su médico sobre cómo proteger a su familia contra la difteria.

No debería vacunarse contra la difteria si usted:

  • Tiene una alergia que pone en riesgo la vida a algún ingrediente de la vacuna
  • Ha tenido una reacción grave a las vacunas de la difteria, tétanos o tos ferina en el pasado

Recuerde contarle a su médico antes de vacunarse si usted:

  • Tiene convulsiones (movimientos o comportamiento repentino e inusual) u otros trastornos del sistema nervioso
  • Ha tenido un dolor o inflamación grave después de alguna vacuna contra la difteria, tétanos o tos ferina
  • Ha tenido el síndrome de Guillain-Barré (un trastorno del sistema inmunitario)

Si está enfermo, es posible que deba esperar hasta que se sienta mejor para recibir la vacuna contra la difteria.

Los efectos secundarios suelen ser leves y desaparecen en unos días. Pueden incluir:

  • Dolor, inflamación o enrojecimiento donde se ha dado la vacuna
  • Fiebre baja y escalofríos
  • Dolor de cabeza y cuerpo
  • Cansancio
  • Dolor estomacal, vómitos y diarrea (deposición blanda)
  • Pérdida de apetito
  • Fastidio (en niños)

Es poco frecuente, pero la vacuna DTaP puede causar los siguientes síntomas en los niños:

  • Convulsiones (aproximadamente 1 de cada 14,000 niños)
  • Llanto continuo, durante 3 horas o más (hasta alrededor de 1 de cada 1,000 niños)
  • Fiebre mayor a los 105°F (aproximadamente 1 de cada 16,000 niños)

Al igual que cualquier medicamento, hay una pequeña probabilidad de que la vacuna contra la difteria pueda causar una reacción grave. Tenga en cuenta que vacunarse contra la difteria es mucho más seguro que contagiarse la enfermedad. Conozca más sobre los efectos secundarios de las vacunas.

Las Declaraciones de información sobre la vacuna (VIS, por sus siglas en inglés) cuentan con información detallada sobre las vacunas recomendadas. Lea las VIS para conocer información sobre las vacunas que protegen contra la difteria:

  • Vacuna DTaP: protege contra la difteria, tétanos y tos ferina (para bebés y niños)
  • Vacuna Tdap: protege contra la difteria, tétanos y tos ferina (para preadolescentes, adolescentes y adultos)
  • Vacuna Td: protege contra la difteria y el tétanos (para preadolescentes, adolescentes y adultos)

Encuentre las VIS para estas vacunas en otros idiomas.

Última modificación: enero de 2018