• Imprimir
Texto: A A A

Efectos secundarios de las vacunas

La mayoría de las personas no experimentan efectos secundarios graves por las vacunas. Los efectos secundarios más comunes, como la hinchazón donde se ha dado la vacuna, suelen ser leves y desaparecen rápidamente por su cuenta.

¿Cuáles son los efectos secundarios comunes de las vacunas?

Los efectos secundarios más comunes tras la vacunación son leves. Entre ellos se incluye:

  • Dolor, inflamación o enrojecimiento donde se ha dado la vacuna
  • Fiebre leve
  • Escalofríos
  • Cansancio
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular y articular

Los efectos secundarios más comunes son una señal que su cuerpo está comenzando a desarrollar inmunidad (protección) contra una enfermedad. Conozca más sobre cómo las vacunas ofrecen inmunidad.

¿Qué ocurre con los efectos secundarios graves?

Los efectos secundarios graves por las vacunas son muy poco frecuentes. Por ejemplo, si se administran 1 millones de dosis de una vacuna, 1 de cada 2 personas puede tener una reacción alérgica grave.

Tenga en cuenta que vacunarse es mucho más seguro que contraer la enfermedad que previenen las vacunas. Conozca más sobre la seguridad de vacunas.

¿Qué ocurre si me siento enfermo después de vacunarme?

Hable con su médico si le preocupa su salud después de vacunarse. Usted o su médico pueden informar los efectos secundarios al Sistema de Informe de Reacciones Adversas por Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés).

En el extraño caso de que una vacuna provoque un problema grave, el Programa Nacional de Compensación por Lesiones Causadas por Vacunas (VICP, por sus siglas en inglés) puede ofrecer ayuda financiera a las personas que firmen la petición. Conozca más sobre VICP.

 

¿Las vacunas de la niñez provocan autismo?
No. Las vacunas no causan autismo. Muchos estudios han buscado la relación entre las vacunas y el autismo, y la investigación demuestra claramente que las vacunas no provocan autismo. Conozca más sobre estos estudios y el autismo.

 

Encuentre información sobre vacunas específicas y posibles efectos secundarios.

Última modificación: diciembre de 2017