INICIO INICIO   |   QUIÉNES SOMOS   |   CONTÁCTENOS    |   NOTICIAS POR EMAIL   |   English    

Poliomielitis

Vacunas para prevenir la polio

  • IPV: vacuna inactivada contra la polio (usada en EE. UU. desde 2000) (español)
  • OPV: vacuna de administración oral contra la polio (usada generalmente fuera de EE. UU.) (español)
Lo básico

La polio solía ser muy común en EE. UU. y provocaba graves consecuencias en miles de personas cada año antes de que comenzara a utilizarse la vacuna contra la polio en 1955. Muchas de las personas infectadas con el virus de la polio no presentan síntomas; no obstante, en menos del uno por ciento de quienes desarrollan parálisis (incapacidad de mover los brazos y las piernas), puede dar lugar a una discapacidad permanente e incluso provocar la muerte.

Existen dos tipos de vacunas que protegen contra la poliomielitis: la vacuna inactivada contra la poliomielitis (IPV) y la vacuna de administración oral contra la poliomielitis (OPV). La IPV, usada en EE. UU. desde 2000, se administra en forma de inyección en uno de los brazos o piernas, según la edad. La OPV es administrada por vía oral. La vacuna contra la polio puede administrarse al mismo tiempo que otras vacunas.

Para niños

La mayoría de las personas debería colocarse la vacuna contra la polio durante la infancia.

Los niños deben recibir cuatro dosis de la vacuna inactivada contra la poliomielitis (IPV) de la siguiente manera:

  • Una dosis a los 2 meses
  • Una dosis a los 4 meses
  • Una dosis a los 6-18 meses
  • Una dosis de refuerzo a los 4-6 años

Para los adultos

Muchos adultos no necesitan la vacuna contra la polio dado que ya fueron vacunados cuando eran niños. No obstante, existen tres grupos de adultos que corren mayor riesgo y deberían vacunarse contra la polio en las siguientes situaciones:

  • Si viaja a lugares del mundo donde la polio es endémica o donde el riesgo es alto. Pida a su proveedor de atención médica información específica sobre su necesidad de vacunarse.
  • Si trabaja en un laboratorio y manipula muestras que podrían contener el virus de la polio
  • Si es un profesional de atención médica que trata a pacientes que podrían tener polio o estar en contacto cercano con personas que podrían estar infectadas con el virus de la polio

Los adultos pertenecientes a estos tres grupos que nunca se hayan vacunado contra la poliomielitis deben recibir tres dosis de la IPV:

  • Puede recibir la primera dosis en cualquier momento
  • La segunda dosis entre 1 y 2 meses después
  • La tercera dosis entre 6 y 12 meses después de la segunda

Los adultos que componen estos tres grupos y a los que se les administró una o dos dosis de la vacuna contra la polio en el pasado deberían recibir la dosis individual o doble restantes. No importa el tiempo que haya transcurrido desde la(s) dosis previa(s).

Acerca de la polio

¿Qué es la poliomielitis?

La poliomielitis es una enfermedad muy infecciosa, provocada por un humano que invade el sistema nervioso. La polio es una enfermedad infecciosa provocada por un virus que vive en la garganta y en el tracto intestinal. Por lo general, se disemina a través del contacto de persona a persona con la materia fecal de una persona infectada y también puede contagiarse a través de las secreciones orales/nasales (como la saliva).

Menos del uno por ciento de los casos de polio provocan parálisis permanente de los miembros (por lo general las piernas). Entre quienes tienen parálisis, del cinco al diez por ciento muere cuando la parálisis ataca los músculos respiratorios. La parálisis puede provocar discapacidad permanente e incluso la muerte.

¿Quiénes pueden contraer polio?

La polio, o poliomielitis, puede atacar a cualquier edad. Gracias a la efectividad de las vacunas, Estados Unidos ha estado libre de poliomielitis desde 1979. No obstante, el virus de la polio aún está presente en un pequeño grupo de países de Asia y África. Entre finales de la década de 1940 y principios de la década de 1950, un promedio de más de 35,000 personas al año quedaban lisiadas en Estados Unidos a causa de la poliomielitis; se trató de una de las enfermedades más temibles del siglo XX. Gracias a la vacuna contra la poliomielitis, al compromiso de los profesionales de cuidados de salud y a los padres que vacunan a sus hijos respetando el calendario, hace más de 30 años que la poliomielitis ha sido erradicada de este país.

Mantener la tasa de éxito de las iniciativas de vacunación de EE. UU. es clave dado que aún se registran casos de la enfermedad en ciertas partes del mundo. El riesgo es mayor en aquellas personas que nunca se han vacunado contra la polio, que nunca recibieron todas las dosis de vacunas recomendadas y que viajan a zonas donde la polio aún es común.

 

Hasta 95 por ciento de las personas infectadas con poliomielitis no evidencian síntomas. Entre el cuatro y el ocho por ciento de las personas infectadas presenta síntomas leves como:

  • Fiebre
  • Fatiga
  • Náuseas.
  • Dolor de cabeza
  • Síntomas similares a los de la influenza
  • Rigidez en el cuello y la espalda
  • Dolor en los miembros, el cual suele desaparecer por completo
 
Tomar medidas

¿Está listo para vacunarse?

 
 

Vista microscópica de la polio.

 

Lea más sobre la vacuna contra la polio:

Ir a vacunarse:

Viajar:

  • La polio es más común en algunos países que en otros. Averigüe si debe vacunarse antes de viajar al extranjero.